Fallece el cineasta Roberto Fandiño

El cineasta y crítico hispanocubano Roberto Fandiño Rego, figura que durante décadas estuvo borrada del mapa del cine cubano revolucionario, falleció este domingo (26 de julio) en Miami tras complicaciones derivadas de un cáncer cerebral. Tenía 79 años.

Nacido en Matanzas el 28 de septiembre de 1929, se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad de La Habana. Desde joven se interesa por el teatro, siendo profesor de la Academia de Arte Dramático (ADAD). En La Habana, dirige varias piezas en la sala de la Academia Municipal de Arte Dramático: El árbol número 13, de André Gide, en 1953; Ha llegado el momento, de Xavier Villaurrutia, en 1954; y Antígona, de Jean Anouilh, en 1955. Además, realiza escenografías para el Patronato de Teatro y el Ballet de Alicia Alonso. En 1959, publica en la revista Nuestro tiempo una crítica sobre la pintura abstracta durante el batistato, que causa controversia.

Se incorpora al Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) en 1960, donde trabaja como coordinador de producción y luego como realizador de documentales. Su primer trabajo en el documental fue Carta del presidente Dorticós a los estudiantes chilenos (1960); y le siguieron Ganaremos la paz (1961), sobre la invasión de Playa Girón; Primero de Mayo socialista, Tiempo de Pioneros y Reunión en La Habana (todos de 1962); Cuba en el VIII Festival, Gente de Moscú y Exposición cubana en Moscú (de 1963) y María Cervantes (1968).

En la ficción realizó el corto Alfredo va a la playa (1963) y el largometraje El bautizo (1967).

Uno de sus documentales más importantes es Gente de Moscú, que retrata, al estilo del free-cinema, el ambiente y la vida moscovita, de una manera romántica pero desprejuiciada. Aunque recibiera el Premio Liga de los Pueblos del Festival de Leipzig (antigua República Democrática Alemana), el solapado elogio le llegó de la embajada soviética en La Habana, que protestó ante el ICAIC por lo que consideraba una visión pesimista y poco edificante de Moscú y su gente.

Según Fausto Canel, hacia 1964, Fandiño había tenido varios problemas con la censura: el comentario de René Depestre en Gente de Moscú fue eliminado, mientras que las filmaciones de El pelotero y la corista y de Sexto mandamiento, sobre las escuelas de becados, son desaconsejadas por el Comité Olímpico Cubano y el Ministerio de Educación, respectivamente.

Sin embargo, El bautizo es su gran película fantasma, por muchos años sepulta en las bóvedas del ICAIC. El actor Enrique Almirante (1930-2007) resumía la suerte de una cinta en la que trabajó: «se estrenó y nunca más se puso, es una película simpatiquísima y tiene un elenco con el que el pueblo se identificó mucho».

Catalogado como un «clásico injustamente olvidado», El bautizo es «una comedia satírica de cariz posmoderno y sorprendente por su carácter audaz y crítico. En ella todos los estratos sociales e instituciones de aquel entonces reciben el dardo satírico de Fandiño; desde la propia revolución, pasando por sus opositores, hasta el clero católico. Esta cinta viene a decirnos que el posmodernismo en el cine iberoamericano no lo inventó Almodóvar», según la revista Espacios Digital.

Sale de Cuba en 1967 con una beca que recibe del gobierno italiano para estudiar Historia del Arte en la Universidad de Roma, sin saber que ese sería el inicio de un largo y definitivo exilio. Cuando un año después toma a Madrid de escala para su retorno a La Habana, se aloja en casa de Ramón Suárez e Irma Alfonso. Allí se encuentra con Fausto Canel, que le habla de la ofensiva revolucionaria que comenzaba, de la confiscación de los pequeños negocios y del giro de los acontecimientos con el apoyo público de Fidel Castro a la invasión soviética a Checolosvaquia. Fandiño descarta regresar a Cuba, a pesar de las insistentes cartas de Alfredo Guevara, presidente del ICAIC, en las que le aseguraba que, de no cometer ningún escándalo como homosexual, a él no le sucedería nada.

De su época en Roma y de su entrañable amistad con el escritor Calvert Casey, deja un revelador testimonio en «Pasión y muerte de Calvert Casey (1924-1969)», ensayo aparecido en la Revista Hispano Cubana (No.5, otoño 1999), donde desgrana el tormento del escritor y el misterio del suicidio anunciado. «Hay personas que se cuidan de la indefensión pensando en la muerte como la gran protectora”, escribió Fandiño.

Conocedor de la deriva autoritaria de una dictadura, Fandiño esperó por la desaparición física de Francisco Franco para nacionalizarse español. Se iniciaba la época del destape, de películas picantes y subiditas de tono que solo pudieron realizarse en España después de la muerte del Caudillo. De esa época y en esa corriente se inscriben los largomentrajes de ficción La espuela (1976) y María la Santa (1977), que gozaron de una efímera suerte taquillera, pero que tienen a Fandiño como un iniciador y promotor del cine andaluz. En una conversación, me contó que una actriz protagónica de María… había llegado a su casa llorando porque la querían poner desnuda, a través de un doble que haría un frontal total, sin consentimiento del director. Fandiño encaró a los productores, y les impidió hacer una versión que él no aprobaba. La película estuvo archivada y no se exhibió en mucho tiempo. De esa década, son sus cortometrajes La mentira (1975) y La antorcha (1979).

Para la Radio Televisión Española, dirige varios capítulos de la serie de ficción El juglar y la reina (1978-79), que también realizan los cineastas Jaime Chávarri y Fernando Méndez Leite. Alterna la realización con el montaje cinematográfico, a lo que se dedica casi por completo en los años 80. Llega a trabajar a las órdenes de Gonzalo García Pelayo, Jess Franco, Luciano Berriatúa y Paul Naschy, entre otros.

El cinesta Jess Franco, galardonado con un Goya a su carrera, lo recuerda como «un amigo, un profesional auténtico, que sabía mucho de cine».

Quizá el mejor aporte de Fandiño esté en el cine documental. En Miami, encuentro de dos culturas (1981), con un alto presupuesto facilitado por Televisión Española, analiza los factores que han hecho de aquella, una ciudad próspera, puente entre Estados Unidos e Hispanoamérica. Desconocido por muchos, este documental ayuda a desmontar los estereotipos sobre los exiliados.

“Estar negando el patrimonio fílmico cubano durante tantos años no les ha favorecido en absoluto a nivel internacional”, dijo al periódico La Vanguardia a propósito de El bautizo y de otros filmes cubanos que el ICAIC sacó al deshielo en 1999, para celebrar los 40 años de esa institución. Y consideró: “No es más que una maniobra política, me molesta sentirme utilizado mediante mis películas”.

Asiduo colaborador de la Fundación Hispano Cubana, donde se responsabilizó de la programación fílmica, y de la revista de esa institución, Fandiño fue el encargado de escribir un extenso artículo sobre el cine hispano que apareció en la Enciclopedia del Español en Estados Unidos, que publicaran en 2008 el Instituto Cervantes y la Editorial Santillana.

A inicios de 2007, todavía lleno de fuerzas pero sabiendo que todo ser humano tiene el tiempo contado, Roberto se armó de una mochila y emprendió, solo, un viaje por diez países asiáticos. Ese gesto lo delata como el hombre que siempre fue, dispuesto a vivir y a conocer mundo y cultura hasta el fin de sus días. Cuando aquellas fuerzas vitales comenzaron a fallarle, abandonó su casa madrileña de Churruca 14 y buscó refugio con su familia miamense. Allí murió, en el centro neurálgico del exilio, atentido con el cariño de los suyos.

MANUEL ZAYAS

3 pensamientos en “Fallece el cineasta Roberto Fandiño

  1. Hola. Acabo de conocer tu blog y te felicito. Seguiremos visitándote.
    Te propongo un intercambio de enlaces con Cine Cuba y te invitamos a visitarnos y dejar tu opinión alli.

  2. mUY CHÉVERE TU bLOG .
    mIL GRACIAS POR ÉL.
    tE INVITO A MI BLOG http://www.jpucheux.blogspot.com
    Sobre mi paso por el cine cubano, Fueron 50 años. Son solo recuerdos, anécdotas, historias, reflexiones etc.. Espero le pueda ser útil a las nuevas genraciones. Gracias ¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s