Castro no se disculpa

pifiapais.jpg

He leído con asombro la nota “Castro se disculpa por la homofobia de la revolución”, que firma Emilio de Benito (El País, 01/09/2010).  En este caso, la interpretación periodística de las palabras del dictador cubano, me resulta absurda y traída por los pelos.  En el titular se afirma con contundencia que, Castro “se disculpa”, mientras que en el lead informativo se dice que “no llega a pedir expresamente perdón, pero lo parece”.

Tratándose de una nota informativa, creo que no tiene cabida lo que parece o deje de parecer al periodista.  Si se leyera con detenimiento las palabras de Castro, publicadas originalmente en entrevista al diario mexicano La Jornada, se comprenderá que Castro asume esa responsabilidad, que llama “injusticia”, pero se justifica diciendo: “es cierto que en esos momentos no me podía ocupar de ese asunto… Me encontraba inmerso, principalmente, de la Crisis de Octubre, de la guerra, de las cuestiones políticas…”.

Por lo tanto, Castro asume esa responsabilidad, en la medida en la que, según él, se encontraba ocupado de cosas más importantes, que la persecución a los homosexuales. Habilidoso donde los haya, asegura que “personalmente, yo no tengo ese tipo de prejuicios” contra los homosexuales, mientras que se habla solamente de la persecución homófoba de los años sesenta, en la época de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP).

En las anteriores declaraciones de Fidel Castro sobre el tema de homofobia revolucionaria, él ha negado que realmente se hubiera producido tal persecución, y lo ha limitado a la existencia de la UMAP (1965-1968).  Recuérdese su esquiva declaración a Oliver Stone en el documental Looking for Fidel (2004) y del desmentido que da a Ignacio Ramonet, aparecido en el mamotreto Fidel Castro, biografía a dos voces, donde habla de “una supuesta persecución a los homosexuales”.

Pues bien, no es que Castro estuviera ajeno a la persecución a los homosexuales, ni que él no tuviera “ese tipo de prejuicios”, sino que él ha sido responsable directa y no indirectamente, como quiere hacer ver, de aquella persecución sistemática y valedor supremo de esos prejuicios.

Como dijo su amigo García Márquez, el peor enemigo de Fidel Castro es Fidel Castro mismo.  Aquí algunas perlas:

“Nunca hemos creído que un homosexual pueda personificar las condiciones y requisitos de conducta que nos permita considerarlo un verdadero revolucionario, un verdadero comunista…. seré sincero y diré que los homosexuales no deben ser permitidos en cargos donde puedan influenciar a los jóvenes”. Fidel Casto en declaraciones al periodista Lee Lockwood, que aparecen en el libro Castro’s Cuba, Cuba’s Castro (1965).

“En nuestra capital, en los últimos meses, le dio por presentarse un cierto fenomenito extraño, entre grupos de jovenzuelos, y algunos no tan jovenzuelos (…) que les dio por comenzar a hacer pública ostentación de sus desvergüenzas. Así, por ejemplo, les dio por comenzar a vivir de una manera extravagante, reunirse en determinadas calles de la ciudad, en la zona de la Rampa, frente al hotel Capri…”, discurso del 28 de septiembre de 1968 en la Plaza de la Revolución, que aparece citado en mi documental Seres extravagantes (2004).

Asimismo, Castro aplaudió y aprobó los acuerdos homófobos del I Congreso de Educación y Cultura (1971), en la llamada década gris; firmó, en calidad de Primer Ministro, la Ley 1267 (1974), sobre una llamada “justicia laboral”, que condenaba “la homosexualidad ostensible y otras conductas socialmente reprobables” en el campo de la enseñanza.

En 1980, durante el éxodo del Mariel, por el cual salieron del país más de 125.000 cubanos, Castro diseñó un plan de expulsión de homosexuales, presos y enfermos mentales.  La prensa cubana, bajo férreo control estatal, dio, otra vez más, muestras de homofobia institucional.

Y por si fuera poco, no es hasta 1997 que se elimina la referencia a la homosexualidad del Código Penal cubano (con el Decreto-Ley 175, del 17 de junio, que modifica el artículo 303 del Código Penal de 1987 en título y concepto). Sin embargo, en Cuba sigue vigente una absurda figura, la de peligrosidad pre-delictiva, según la cual cualquier juez puede dictar prisión o enviar a un hospital siquiátrico o a un campo de trabajo a cualquier persona “sospechosa” de cometer delito.

Fresa y chocolate (1993), de Tomás Gutiérrez Alea, fue según Alfredo Guevara, entonces presidente del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos, una película de propaganda: “Fidel con este filme, asumido, y sin nada decir cerramos internacionalmente ese horrible momento que algunos llaman Capítulo y que prefiero llamar “inciso”, que fue la UMAP”.

Este extracto es parte de una carta de Alfredo Guevara a Fidel Castro, enviada el 23 de noviembre de 1993, según da cuenta Guevara en otra misiva a Raúl Castro (10 de enero de 1994). (Alfredo Guevara: ¿Y si fuera una huella?).

El subrayado de la expresión “y sin nada decir” es mío. En esa expresión, de no decir nada sobre el infierno que sufrieron muchos, miles, se escamotea una verdad que algún día deberá ser dilucidada judicialmente o, cuando menos, a través de la historia. El progreso en materia de derechos del colectivo GLBT en la isla, no puede dejar de lado la condena de la homofobia institucional de los líderes revolucionarios, ni por ende, un exhaustivo estudio de ese pasado negro de crímenes contra los homosexuales practicados por el castrismo, y que aparecen denunciados en ese maravilloso documental, Conducta impropia (1984), de Néstor Almendros y Orlando Jiménez Leal.

MANUEL ZAYAS
[Enviado a la sección de Cartas al director del diario El País].

Si se quiere ahondar más en el tema, consulte este documento.

ACTUALIZADO

Y Félix Luis Viera descubre en Cubaencuentro otro discurso homófobo del dictador.

Un pensamiento en “Castro no se disculpa

  1. Muy bien, Manuel, muy puntual tu respuesta. Solo quiero recordar que, con los religiosos que también estuvieron marginados durante años, Fidel Castro hizo lo mismo: trató de recuperarlos para su propaganda a partir de la visita del Papa a Cuba. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s